Galerna

Galerna
Galerna
El nuevo fenómeno de la novela negra azota San Sebastián.
Altamente inquietante. Carmen Mola
Muy entretenida. Santiago DíazUn joven y sagaz forense se enfrenta a la cara más siniestra de San Sebastián en una tormentosa noche de investigación y persecución sin tregua.
Una llamada nocturna interrumpe la relativa tranquilidad del forense Aitor Intxaurraga. Han encontrado un cadáver en el Peine del Viento y él, el novato del Instituto Anatómico, debe hacerse cargo.
En el exterior se abre paso la galerna. Las difíciles condiciones meteorológicas y la ausencia de compañeros experimentados en los que apoyarse dificultan su tarea. La Ertzaintza lo tiene claro: la muerte ha sido accidental. El cuerpo no muestra señales de violencia más allá de las contusiones provocadas por las sacudidas del mar contra las rocas. Sin embargo, un minúsculo detalle levanta las sospechas de Aitor.
Junto al veterano Otamendi y la bióloga marina Eva, Aitor inicia su propia investigación. A lo largo de una noche y con las agujas del reloj y el implacable temporal pisándoles los talones, la búsqueda de la verdad les revelará una cara desconocida de la ciudad donostiarra.
La crítica ha dicho:
La bella ciudad de San Sebastián, acosada por la galerna y los asesinatos, se dispone a vivir una noche infernal. Altamente inquietante. Carmen Mola
Durante una noche de tormenta, recorremos de la mano de Peru Cámara la ciudad de San Sebastián en busca de un asesino implacable. Muy entretenida. Santiago Díaz
Primera novela vertiginosa por su ritmo y notable por su calidad narrativa. Marta Marne, colaboradora de El Periódico
Una apasionante contrarreloj en la que nada es lo que parece y que te mantiene en vilo, como una adicción, a la tinta y la prosa de Cámara, deseando acompañar a los personajes hasta el final. Germán González, periodista de El Mundo
Vertiginosa. Marta Marne, colaboradora de El Periódico
Una novela potente y original, repleta de intensa acción, descrita por un perfec
El nuevo fenómeno de la novela negra azota San Sebastián.
Altamente inquietante. Carmen Mola
Muy entretenida. Santiago DíazUn joven y sagaz forense se enfrenta a la cara más siniestra de San Sebastián en una tormentosa noche de investigación y persecución sin tregua.
Una llamada nocturna interrumpe la relativa tranquilidad del forense Aitor Intxaurraga. Han encontrado un cadáver en el Peine del Viento y él, el novato del Instituto Anatómico, debe hacerse cargo.
En el exterior se abre paso la galerna. Las difíciles condiciones meteorológicas y la ausencia de compañeros experimentados en los que apoyarse dificultan su tarea. La Ertzaintza lo tiene claro: la muerte ha sido accidental. El cuerpo no muestra señales de violencia más allá de las contusiones provocadas por las sacudidas del mar contra las rocas. Sin embargo, un minúsculo detalle levanta las sospechas de Aitor.
Junto al veterano Otamendi y la bióloga marina Eva, Aitor inicia su propia investigación. A lo largo de una noche y con las agujas del reloj y el implacable temporal pisándoles los talones, la búsqueda de la verdad les revelará una cara desconocida de la ciudad donostiarra.
La crítica ha dicho:
La bella ciudad de San Sebastián, acosada por la galerna y los asesinatos, se dispone a vivir una noche infernal. Altamente inquietante. Carmen Mola
Durante una noche de tormenta, recorremos de la mano de Peru Cámara la ciudad de San Sebastián en busca de un asesino implacable. Muy entretenida. Santiago Díaz
Primera novela vertiginosa por su ritmo y notable por su calidad narrativa. Marta Marne, colaboradora de El Periódico
Una apasionante contrarreloj en la que nada es lo que parece y que te mantiene en vilo, como una adicción, a la tinta y la prosa de Cámara, deseando acompañar a los personajes hasta el final. Germán González, periodista de El Mundo
Vertiginosa. Marta Marne, colaboradora de El Periódico
Una novela potente y original, repleta de intensa acción, descrita por un perfec

18.80€

Sin existencias
Consultar
EAN: 9788418538179
Edición: 2022
Idioma: Castellano
Editorial: Duomo Ediciones
Nº Páginas: 352